EL RETO DE SER FORMADOR

Si pudiéramos describir lo que implica ser un formador sobre todo aquí en México, donde se lucha contra corriente debido a que no existe la cultura adecuada para formarse ya sea en el trabajo, la iglesia, el hogar o la vida profesional;  creo y estoy convencido que podríamos escribir muchos libros en relación a este aspecto de la vida tan importante y necesario.

 

Largas horas de estudio, constantes actualizaciones y renovación de los conocimientos, procurar estar a la vanguardia con la tecnología para impartir de una mejor manera la catedra, o cuando uno está cansado y también debemos procurar los tiempos a la familia; en fin verdaderas situaciones que muchas veces terminan por que el formador claudique en su loca carrera por transformar al mundo, cierto que muchos sinsabores y penas se dan en el camino, pero también forma todo esto parte de la aventura inolvidable de acompañar a las personas en su desarrollo personal humano.

 

Los formadores de hoy tienen muchos retos que superar sobre todo insisto, cuando nuestro circulo de acción se da en América latina, esto no lo digo yo por que se me ocurre, a lo largo de los años he convivido con varios formadores que piensan los mismo, no contamos con el apoyo de la misma gente, por ejemplo:  muchas veces palpamos esta problemática cuando a las convocatorias no los mueven de su zona de confort  a las personas, incluso con meses de anteriores al trabajo en ocasiones es difícil concretar un curso o seminario o generar una sede, también lo vemos reflejado cuando por necesidad tenemos que adaptar nuestros procesos a tiempos verdaderamente cortos, la ciencia de la pedagogía incluso puede darnos las leyes que rigen la mejor asimilación de los conceptos y sin embargo en ocasiones debemos romperlas con tal que se conciba a un nuevo grupo, si nos vemos en la necesidad de tener que dividir una enseñanza en dos o tres días de modo que tienen que regresar al recinto, debemos estar conscientes de dos cosas; uno cabalgar con el fantasma y la pregunta constante  ¿volverán , regresaran? Y dos… ¿será lo suficientemente ameno y entretenido para que estén dispuestos a volver?

 

No quiero escribir un artículo donde se dé la impresión que soy un quejoso fatalista o que no deseo vivir esta vocación, infinidad de veces lo he dicho y pronunciado en alguna conferencia o seminario: le agradezco a Dios enormemente el trabajar en algo que me trae muchísimas recompensas en el campo emocional, pero no puedo dejar de pensar en la cuesta arriba que se vive cada que uno convoca o promueve unas enseñanza a favor de la vida humana y el desarrollo personal de los individuos, ser formador es un gozo, pero forma parte de esas vocaciones que se debe tener toda la entereza y consistencia ya que no es fácil llevarla a cabo.

 

Al decidir convertirse en formador debe uno aceptar que le debemos dedicar primeramente muchas horas al estudio y revisión de materiales de consulta como libros, documentos, manuales y fascículos, es como si debiéramos tener, un tipo de antena receptiva para poder nutrirse de conocimiento que hará en nosotros una trasformación, de tal manera que pueda ser empleado en los demás; otro habito que debemos tener bien en cuenta es el de dejarnos llevar por la innovación, en ciertos campos como  la pedagogía, los avances tecnológicos, y las conductas de las masas por medio de la sociología y contemplar muy de cerca cómo cambia constantemente el mundo, ya que trabajamos con  sistemas y en ocasiones esos sistemas dejan de funcionar o ser útiles para nuevas generaciones o simplemente se reducen a recuerdos de una pasado que ya paso.  Por lo tanto el formador se renueva constantemente en conocimientos, formas de mostrar el mensaje y también por qué no decirlo tecnológicamente debido a los constantes cambios.

La formación implica dedicar tiempos incluso extras pero sobretodo disposición absoluta ya que sobre todo en nuestros países latinos donde no es una constante el solicitar algún servicio, entonces como los bomberos debemos estar prestos al llamado inmediato.

Otra de las cosas que durante años he podido asimilar es la de ser generadores del efecto multiplicador, no se trata de que solo yo acuda al llamado, más bien considero que es una oportunidad grandísima el poder formar a otros para que estos a su vez formen a otros y entonces ir por la pesca milagrosa, a mí me gusta dar el mensaje creo yo que es algo que se me nota pero soy inmensamente más feliz cuando me toca ser observador del mensaje que está dando alguien a quien yo tuve la oportunidad de formar… eso mi amigo lector no tiene precio, vivir el sentimiento de decir, misión cumplida, he entregado el deposito que se me fue dado.

 

Hay mucho más cosas que decir pero no quisiera terminar sin tocar un punto no menos importante y es el de la economía del formador, mi madre acostumbraba decime un dicho de mi abuela … “ni tanto que queme al santo , ni tanto que no lo alumbre” y es mi deseo aplicar este refrán, los que nos ha tocado vivir de esta vocación, hemos pasado por muchas y variadas situaciones, incluso nos ha tocado poner muchas veces de nuestra propia bolsa, lo primero que debemos entender es:  lo que hemos estudiado y a lo que le hemos dedicado gran parte de nuestra vida tiene un valor extraordinario sobre todo cuando nos referimos al desarrollo humano, son perlas maravillosas que ayudan al otro a ser más feliz, hacer mejor su trabajo, a no perder las ganas de vivir por lo tanto considero que no tiene precio, esta puesto en el nivel de esas cosas que son esencial para seguir viviendo, por lo tanto no tiene nada de malo a mi punto de vista que nuestra enseñanza tenga un punto medio y justo en el costo, aquel que consideres compense el gran esfuerzo.

 

Dios se encargara también de ponerte la gran oportunidad de dar en muchas ocasiones las cosas totalmente gratis, cuando sucede eso tu trabajo cobra una nobleza y excelencia haciendo de esos momentos un auténtico apostolado y servicio esto nos enseña humildad y caridad para con los demás, y confianza del llamado especial y único que Dios nos solicita.

Termino con un último comentario, la filosofía creo yo que he intentado aplicar a mi vida a lo largo de todo el camino, surge a partir de mi madre ella me decía: “Manuel siempre hay dos tipos de personas el que tiene más que tú, y el que tiene menos que tú, al que tiene más pégatele para recibir la bondad de Dios el don de Dios de parte de su persona, para que de ahí salgas corriendo a darle también al que menos tiene, al que necesita de ti al que la vida no le ha favorecido como a ti”

 

Mi amigo lector lo invito a ser verdaderos puentes entre estas dos realidades, vale la pena, es la manera en que esta vida nos lleva por un camino al que estamos obligados a vivir en un sano equilibrio, multipliquemos el conocimiento pasando incluso la antorcha encendida a otros que estén dispuestos a su vez a formar a otros, eso permitirá dar continuidad al mundo si es que estamos convencidos de…

 Transformar este mundo.


TENEMOS UN CURSO ONLINE GRATUITO PARA TI, SI QUIERES RECIBIRLO ESCRIBE A: contactofampe@gmail.com


AYUDANOS Y COMPARTE NUESTRA PAGINA OFICIAL EN FACEBOOK


MANUEL LULE 

Esposo y padre de tres hijos, posee la maestría en ciencias de la familia por la universidad Anahuac y la licenciatura en ciencias de la comunicación por la universidad del Valle de México, tiene estudios en distintos campos por medio cursos y diplomados como , virtudes humanas, cultura de habitos liderazgo social,facilitadores y animadores de grupos, ha trabajado en la industria privada y el sector publico donde a aplicado gran parte de sus conocimientos y experiencia en desarrollo humano, fundador del concepto y la asociación civil FAMPE,Familias en pobreza extrema A.C y su versión de apostolado y ayuda a la iglesia católica: Familias Misioneras en Pobreza espiritual junto a su esposa la lic. Verónica  Fraire Cruz, donde han desarrollado cursos, diplomados, conferencias magistrales y conceptos educativos que alientan y fortalecen a la persona y la familia. Ha participado como productor y director de medios como la radio , la televisión y el cine debido a sus conocimientos y utilidad de su carrera, actualmente colabora en EWTN radio católica mundial, donde participa como especialista en familia valores y virtudes al lado del Lic. Carlos Canseco.